Pulsa "Enter" para saltar al contenido

Chupete: mitos y realidades

La experiencia popular dice muchas cosas acerca de cómo es mejor cuidar a un bebé. Algunas afirmaciones son realidad, pero otras son mitos. El caso del chupete no es una excepción.

Por eso, en esta ocasión te traemos algunos mitos y realidades sobre este objeto que tanto le gusta a tu bebe.

 

Mitos y realidades del chupete

Son malos para la dentadura del bebé

Mito. El chupete no es malo para la dentadura de tu bebé si se le usa moderadamente. Debes evitar que el niño chupe todo el día, pues se le podría estrechar el paladar y desplazársele un poco los dientes. Fuera de eso no hay peligro. Eso sí, evita echarle al chupete cosas con azúcar, para evitar riesgo de caries.

Si le das un chupete, ¡no querrá soltarlo!

Mito. Es cierto que a algunos niños les cuesta desprenderse del chupete, pero basta con retirárselo poco a poco hasta que se acostumbre. Recuerda que el tete es necesario para tu bebé, pues lo ayuda a reducir la ansiedad, y afrontar los desafíos de vivir en un mundo totalmente extraño para él.

El chupete debe estar totalmente esterilizado

Realidad. Aunque debemos dejar que los niños se ensucien un poco para que desarrollen sus defensas, no es lo mismo jugar en el suelo que chupar algo lleno de microbios. Estos pueden afectar la salud de tu bebé, más cuando es muy pequeño y su sistema inmunológico está poco desarrollado.

Pinchar el chupete ayuda a que el niño deje de usarlo

¡Mito! Algunos padres piensan que si pinchan el chupete, se quedará sin aire y al niño no le va gustar. Pero en realidad pueden quedar rastros de saliva en la tetina, lo que puede ser foco de infecciones. Además, con un chupete pinchado tu bebé corre el riesgo de quedarse con la tetina en la boca, y atragantarse.

Sé el Primero en Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *